22.11.06

El velo islámico no existe


El Mundo, 20/11/2006
Por NAZANIN AMIRIAN, periodista iraní y profesora de Ciencias Políticas de la UNED.


Burka, chador, niqab y otras formas de cubrirse la cabeza de algunas mujeres en el mundo musulmán no son el llamado velo islámico. De hecho tal concepto, simplemente, no existe en el Corán. En ninguna parte del libro sagrado de los musulmanes se les exige, ni siquiera se les recomienda, cubrirse la cabeza, ni mucho menos llevar un velo integral que les cubra todo el cuerpo incluso el rostro. De las ocho veces que aparece el término hiyab – velo– en el Corán, ninguna hace referencia a la prenda que camufla el pelo. En dichos versículos el sentido de hiyab es cortina, que separa espacios físicos, el privado del público.

Sin duda, tanto los graves problemas y dificultades en las traducciones de una lengua local antigua a las modernas, así como las interpretaciones distintas y muchas veces contradictorias de diferentes doctores en la fe, son causas de la discrepancia sobre el sentido de términos coránicos.

Las únicas referencias del Corán al modo de vestir son las siguientes: «¡Oh, Hijos de Adán! Les hemos dado ropas para que se cubran y la ropa es como un adorno. Pero la ropa de rectitud es mejor» (Corán 7,26); aunque el objeto de la polémica es la número 24,31: «...Y di a las creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad, y no muestren de sus atractivos sino lo que de ellos sea aparente; así pues, que se cubran el escote con el jimar». Esta sura pide que ellas cubran sus senos, y no su cabeza, pero recomienda que lo hagan, no con hiyab, sino con jimar que era el tocado común de las mujeres en la península Arábiga y que dejaba al descubierto sus pechos.

En otra ocasión pide que se vistan de chilaba – un chal largo y grande – como signo de distinción. « Di a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran con la chilaba. Es lo mejor para que se las distingan y no sean molestadas». Corán, 33,59.

Más allá de las teorías y las suposiciones, el mapa étnico real del mundo islámico – con malayos, persas, kurdos, árabes, turcos, chinos, caúcasos, turcomanos, tayicos, entre tantos otros – impide una vestimenta unificada. De hecho, hoy, la mayoría de las mujeres musulmanas no utilizan ninguna forma de velo, y siguen llevando sus vestimentas étnicas y tradicionales que son, por cierto, muy coloridas y casi nunca negras, color que culturalmente se ha identificado con la muerte y mal augurio.

La discrepancia entre los ulema, doctores en la fe, tanto sobre este tema como en otros empieza cuando, además del Corán, son consideradas fuentes de la ley los ahadiz, los dichos del Profeta recogidos después de su muerte, y la sunnah, tradiciones prácticas de la religión, que para la mayoría de los reformistas del Islam son poco fiables. Para esta corriente, el Libro Sagrado es completo y acabado, y el silencio que guarda en algunos temas es precisamente para dar un espacio al sentido común, respetar la libertad del creyente y dar una oportunidad al progreso.

Para muchas feministas islámicas, llevar la ropa modesta significa pasar desapercibida, y justo por ello consideran que en Occidente cubrirse con el chador o el velo integral llamaría más la atención. Mujeres musulmanas como la iraní Shirin Ebadi, premio Nobel de la Paz, en sus viajes a Europa nunca utiliza el velo, sin que por eso permita que alguien cuestione su fe. Estas mujeres toman el Corán como única referencia y más que completa, esquivando otros textos sagrados o interpretaciones personales de diferentes hombres de la religión. Ése es un salvoconducto otorgado por la propia religión mahometana a los creyentes, puesto que en el Islam no existe ninguna iglesia o intermediaria, y la relación entre el fiel con su Dios es directa.

El velo integral de color negro que llevan algunas mujeres es una tradición patriarcal de Arabia Saudí y Yemen, y de ninguna manera es el hiyab islámico. Es interesante recordar que esta vestimenta utilizada por algunas maestras iraníes en la época del ayatolá Jomeini fue prohibida por el propio Ministerio de Educación, por los efectos psicológicos negativos que producía sobre los alumnos.

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Como bien se ha comentado en el articulo hay una sura en la que se dice lo siguiente:<< No muestren de sus atractivos sino lo que de ellos sea aparente>>pero ¿no cree usted que uno de los atractivos que que tenemos las mujeres es el pelo?.Claramente se refiere a que tenemos que cubrir nuestras bellezas como el escote pero tambien se refiere al velo que cubra la cabeza .
En una cosa si estoy de acuerdo,Y Es que el velo no tiene por que ser de color negro que transmite tristeza.Pero repito el velo tambien es muy importante en el islam y hay que verlo de una manera totalmente positiva.
Tambien quiero añadir que aquella persona que lo perciva negativamente es que no sabe realmente cual es la magia del islam y de sus contenidos.

7:10 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

A mi el cuento oriental suele gustarme,pero "el cuento"de la magia del islam(sobre todo para la mujer)me repatea.Las religiones han de ser algo personal y privado, que no se metan en si quiero o no hacer algo determinado,ponerme un vestido,comerme lo que desee,salir cuando y como lo decida YO.Si peco,o quiero "pecar" ha de ser SIEMPRE asunto mio.Lo demás son suras ,versículos,refranes etc.etc.y cuentos chinos para tenernos bajo la bota "per sécula seculorum".Y AMËN:

1:02 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal